Skip to main content
sin un uso mesurado de los datos podrían ser nuestro talón de aquiles

Los nuevos datos, nuestro talón de aquiles?

Todos sabemos que la gran ventaja competitiva que vivimos hoy en día se soporta sobre el tener información adicional de nuestros clientes para entender su comportamiento y lograr predecir qué decisión tomará. Pero, qué pasaría si los datos que recolectamos terminan infringiendo la privacidad de las personas?

 

Los datos son materia prima para las organizaciones y su análisis un bien imprescindible, las organizaciones que logren explotar el potencial del Big Data contaran con una ventaja competitiva muy importante…pues para nadie es un secreto que conocer mejor a nuestros clientes, sus gustos y preferencia nos puede ayudar a mejorar nuestra comunicación con ellos, convirtiéndola en el mejoramiento continuo de nuestros servicios y productos, a fin de lograr una fidelización más estable y duradera.

Es por eso que antes de decidir encaminarse hacia un proyecto Big Data debemos tener claro a donde queremos llegar y cómo lo queremos lograr, debemos prestar atención a que datos vamos a necesitar recolectar? que vamos a hacer con los datos recolectados? y si en realidad vamos a necesitar todos esos datos recolectados.

Es necesario recolectar cualquier dato?

Es una de las primeras preguntas que debemos hacernos cuando nos vamos a encaminar en nuevo proyecto, mucho más si estamos pensándolo desde el punto de vista evolutivo del Business Intelligence. Recolectar por recolectar esta demás, si bien nos encontramos en una era donde los datos son los que mandan, también nos encontramos en la era donde hay que saber cuáles son los más óptimos y cómo podemos sacar provecho de ellos. De nada sirve recolectar por recolectar bancos y bancos de datos que a fin de cuenta terminen por perturbar a las personas.

Por ejemplo

Supongamos que tenemos varios puntos de ventas de nuestra línea de productos en nuestra ciudad, podríamos aprovechar la información georreferencia que generan nuestros clientes o seguidores (Muchas veces sin su consentimiento aunque cada vez más son más instruidos y capacitados de cara a la tecnología) para que cuando se encuentren cerca de alguna de nuestros puntos de ventas, les enviemos mensajes de promoción mediante mensajes directos al correo o al móvil. Esto minimiza el spam, minimiza nuestros esfuerzos por llenar de publicidad a nuestros clientes y nos permite hacer un marketing más directo y efectivo. Imagínate la sorpresa del cliente cuando unos metros antes de pasar por tu punto de venta le llegue un bono de descuento del 30% o 40% para un producto que ha consumió anteriormente o para que pruebe un nuevo producto.

Este ejemplo no está para nada lejos de la realidad, pero a nuestros clientes les gustaría la idea de que sepas en donde se encuentra? En cierta forma eso estás haciendo, estas identificando un patrón de movilidad para poder saber en qué momento pasará cerca de alguno de tus puntos de ventas, una ventaja para ti porque dispones de información que no tiene tu competencia y te limitas a hacer un marketing más directo…pero por parte del cliente queda la sensación de verse perseguido o que están violando su privacidad.

Debemos tener presente hasta qué punto debemos llegar para nuestro beneficio y el de los clientes, muchas veces por el afán de recolectar y recolectar información hacemos uso extremo de los datos y terminamos perjudicándonos nosotros mismos.

No es lo mismo saber los gustos y preferencias de nuestros clientes, que saber siempre y en cada momento en donde se encuentra.

Que debemos tener en cuenta?

Debemos identificar los datos que nos van a servir a cumplir nuestros objetivos pero al mismo tiempo minimizar el riesgo de irrumpir en la privacidad de las personas, generalmente queremos valernos dependiendo de nuestra proyección de aspectos importantes como: que se dice de nosotros en la red o cuales son los gustos o preferencia de las personas en la red, en este contexto podemos contemplar gustos, favoritos, comentarios, post, grupos sociales, sitios frecuentes, sitios que frecuenta, fotos etc. Esto nos serviría para segmentar nuestras campañas de publicidad, para impulsar productos existentes o crear nuevos productos basados en lo que se dice, algo mucho más versátil y de impacto.

Pero también podríamos querer predecir cuál será el próximo producto que consumirá el cliente en su próxima compra, si dejara de ser cliente nuestro o si por el contrario es un riesgo para nuestra proyección, que producto consumirá basado en la recomendación de un amigo o que piensa regalar en el próximo día del padre, en este caso necesitaríamos contemplar datos históricos de transacciones de compras de nuestros productos combinados con gustos y preferencias y grupos y preferencias de sus amigos o seguidores, etc.

Como ven, en los ejemplos anteriores no fue necesario en ningún momento los datos de ubicación, pues analizamos datos históricos combinados con actuales provenientes de nuevas fuentes y que en cierta forma no atentamos contra la privacidad del usuario.

Qué pasaría si se sienten amenazados?

Existen diversas acciones que pueden tomar las personas una vez sienten miedo acerca de lo que sucede con su información en la red. La primer acción será empezar minimizar y prestar muchas más atención a los datos que brinda, dejará de compartir sus gustos, preferencias, ya no publicará fotos o comentarios sobre sitios preferidos y buscará la manera de todo portal o aplicación (haciendo referencia al ejemplo anterior) su ubicación geográfica.

Esto claramente es un problema para tu organización, pues gracias al uso excesivo de los datos prácticamente terminaste perdiendo un flujo de información valioso para tu estrategia ya implementada, ahora, si tu estrategia se basada en los datos que ya han dejado de proporcionar…no se convertiría proyecto en un futuro fracaso.

Por eso y para finalizar, me gustaría mencionar algunos aspectos que podríamos tener presente antes de utilizar datos de redes sociales e internet en general para nuestro beneficio, es cierto que existen leyes que permiten salvaguardar la información personal, pero hoy por hoy que nos podemos valer de cualquier dato de los usuarios, es necesario que la utilicemos con mesura y privacidad.

Aspectos a tener en cuenta:

  • Hacer saber a nuestros clientes que tipo de datos suyos vamos a usar para generar un beneficio mutuo.
  • Hacer saber lo métodos de utilización y privacidad de datos que vamos a aplicar para mejorar nuestros programas publicitarios.
  • Si vamos a utilizar georreferenciación, enfatizar y promover su uso mediante incentivos y hacer saber su política de explotación para minimizar el miedo que esto conllevaría.
  • Dinamizar nuestros productos y hacerlo saber para recordarle al cliente que su información es valiosa y que la tenemos siempre en cuenta.
  • Ejercer participación activa en todos los medios de donde vamos a recolectar información, esto generar un voto de confían y buena imagen frente al cliente. A fin de cuenta ambas partes se van a beneficiar.

Como vemos, podemos aprovechar el Big Data para múltiples beneficios pero siempre definiendo y enfatizando la delgada línea de lo que queremos lograr, pues no nos sirve de nada recolectar datos donde una vez almacenados no nos sirvan para cumplir nuestros objetivos y más bien terminen perjudicándonos.

Haz parte de mi Newsletter
Únete y haz parte como otros visitantes que reciben semanalmente mi newsletter con noticias y artículos actualizados sobre Business Intelligence y Big Data.
Al igual que tú, no tolero el SPAM. Tu dirección de email no será compartida.

Que otro aspecto deberíamos tener en cuenta para implementar nuestro proyecto Big Data de cara a los datos recolectados de los usuarios en internet? Crees que es necesario mantener siempre informado al usuario de lo que vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer?

Especialista en Business Intelligence con experiencia en herramientas como Pentaho, Microsoft y Microstrategy. Inmerso en Big Data, las Nuevas Tendencias, el Futbol y la Música.